Triste final para el parrillero solidario al que Macri le prometió una mano

Luis Almada, el cordobés que le pidió ayuda al presidente Mauricio Macri -finalmente se reunió con él, después de que lo llamara- para poder sostener su comedor comunitario y crear una fundación para ayudar a los más necesitados dijo que debió cerrar su proyecto porque no recibió la asistencia prometida.

Su fundación “Yo Te Ayudo Amigo del Alma” ayudaba a unas 20 personas en situación de calle para que vendieran golosinas en la peatonal y puedieran capacitarse en un oficio es la que debió cerrar por falta de recursos.

Almada confirmó que debió cerrar la fundación: “Puse mi esfuerzo, cumplí con lo que me comprometí pero solo no puedo. No llamé al Presidente para pedirle alfajores, sino para que nos ayudara con tratamiento de adicciones, con asistentes sociales. Macri me dijo que lo hagamos. Los tiempos de Nación no son los mismos que los de la gente”.

“Me fueron pateando primero dos meses, después tres y la semana pasada me dijeron cuatro meses -continuó-. Puse plata de mi bolsillo, pero no puedo más. No pedí nada para mí, era para la gente. Vino el Presidente; estamos haciendo un laburo donde tendrían que estar ellos”.

Almada dijo que son “requisitos, y más requisitos, y nos piden un salón que sale $20.000 aparte del que estamos pagando; la Provincia nos dio alojamiento para los muchachos y la Municipalidad nos dio el permiso para la venta callejera.El proyecto quedó rengo”, contó. Hace unos días habló telefónicamente con la ministra Carolina Stanley y, según señaló, envió a una asesora.

“Ahora me dicen ‘Almada no le dijimos que empezara’. ¿Cómo me van a contar eso? No me reuní con un concejal, sino con el Presidente y para mí su palabra vale.

No tengo más plata, lo positivo es que de los 30 muchachos con los que empecé a cuatro le conseguimos trabajo. Laburo diez horas por día para la sociedad, pero no puedo más; ahora la pelota está en la cancha de ellos”.

Fuente: La Nación
Anuncios