Vidal analiza cambiar a sus hijos a un colegio privado debido al repudio a su figura y la de su ex-marido

Este año, con un fuerte conflicto docente que recién está llegando a su fin, la gobernadora evalúa el cambio de institución a donde asisten sus hijos. “María Eugenia pasó por un clima de mucha violencia y agresividad en la propia institución de los hijos”, contaron en el entorno de Vidal.

El primer día de clases, en marzo, un grupo de docentes y padres, colgaron distintos afiches en el colegio en donde mostraban su “apoyo a la lucha docente”

Esto llevó a la mandataria y a su ex marido e intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, a tener entrevistas con los directivos de cuatro escuelas privadas del distrito. En las mismas, Vidal preguntó sobre la posibilidad de que conseguir vacante para el año próximo para sus tres hijos, Camila, María José y Pedro. Uno de esos colegios, fue el Emaús de El Palomar.

La consulta a otras instituciones comenzó después de que el primer día de clases, en marzo, un grupo de docentes y padres, colgaron distintos afiches en el colegio en donde mostraban su “apoyo a la lucha docente”. Advertidos de que esto podría pasar, ni Vidal ni Tagliaferro, ni sus tres hijos fueron al primer día de clases.

El año pasado un grupo de padres le envió una carta a la directora en repudio a la decisión de Tagliaferro de hacer el acto del día de la Promesa de la Bandera en la Base Militar de Morón, en donde hay un ex centro clandestino de detención de la última dictadura militar.

Este no fue el primer enojo de Vidal con la institución, ya que el año pasado un grupo de padres le envió una carta a la directora en repudio a la decisión de Tagliaferro de hacer el acto del día de la Promesa de la Bandera en la Base Militar de Morón, en donde hay un ex centro clandestino de detención de la última dictadura militar.

“Vidal no estaba cómoda con lo que estaba sucediendo en la escuela y los directivos no hacían nada para frenar la agresión”, detallaron cerca de la gobernadora sobre la decisión de buscar un nuevo colegio. Los primeros en oponerse al cambio fueron los tres hijos, por lo que la gobernadora ahora define con ellos cómo continuar. “En cualquier decisión que tomen María Eugenia y Ramiro, la opinión de los chicos es importante y pesa mucho. Los chicos están muy bien en el colegio, fueron siempre al mismo y todos sus amigos son de allí”, explicaron desde el círculo íntimo de la mandataria.

Fuente: Perfíl