Los candidatos de Cambiemos tuvieron que firmar que no abandonarán a Macri

Desde senadores y diputados provinciales, pasando por concejales y hasta el último escalafón institucional de consejeros escolares que se medirán en las urnas en las PASO del 13A, todos tuvieron que plasmar su nombre en tres promesas:

Declaro bajo juramento mi permanencia hasta la finalización de mi mandato en el Frente Cambiemos Buenos Aires por el cual he sido electo

– “Por medio de la presente presento mi renuncia como precandidato a … (cargo que corresponde)”.

  • “Acepto de forma incondicional cualquier corrimiento u ordenamiento que la Junta Electoral de la Alianza efectúe de oficio a mi candidatura de…”. Esto es en los habituales casos de reacomodamientos de las listas ante el incumplimiento del cupo o paridad de género.

– “Acepto todos y cada uno de los términos y condiciones del Acta Constitutiva de la Alianza Cambiemos, su Plataforma Electoral y declaro bajo juramento mi permanencia hasta la finalización de mi mandato en el Frente Cambiemos Buenos Aires por el cual he sido electo”.

Esto último reabre el histórico debate (ya zanjado por jurisprudencia electoral a favor de los electos) sobre a quién le pertenece la banca: a la persona o al partido. Pero contiene dos fallas: la primera que los frentes (electorales) vencen a los 60 días del comicio; y segunda, en la misma gobernación admiten que es un papel sin ninguna validez jurídica. A lo sumo, servirá para “escrachar” públicamente a un futuro saltimbanqui.

Fuente: El Cronista